Todo sobre el mundo del Físicoculturismo, Noticias, Videos, Fotos, Torneos, Ejercicios, Rutinas, Suplementación, Nutrición, Esteroides, Entrevistas y mucho más


-
-

martes, 22 de marzo de 2011

Fisicoculturismo: Diferentes momentos para hacer abdominales en la rutina de entrenamiento

Trabajar los abdominales es algo que la mayoría de los que practicamos pesas hacemos. Hemos presentado en infinidad de ocasiones tablas y trucos para entrenar los abdominales y mantener un vientre plano y perfectamente tonificado. En lo que no nos hemos detenido tanto es en el momento en el que es mejor hacer abdominales. En esta ocasión queremos disipar una duda, y es el momento idóneo dentro de la rutina de entrenamiento para trabajar el abdomen.

Muchos son los que creen que antes de trabajar es el mejor momento, otros piensan que después, e incluso hay muchos que llevan a cabo los abdominales entre medias del resto de ejercicios. Es cierto que de todas las formas se trabaja el abdomen siempre y cuando realicemos los ejercicios de la manera adecuada, pero también es cierto que en determinados momentos el rendimiento y los efectos de los mismos serán mucho mejores. Por ello vamos a ver el momento adecuado para realizar abdominales.

Antes de nada debemos tener presente que el trabajo abdominal genera una gran tensión en la zona media del cuerpo, ya que los músculos de esta parte están sometidos a lo largo del tiempo que dura el ejercicio abdominal. Esto hace que los abdominales sufran un desgaste que en muchos casos hace que luego no seamos capaces de rendir de la misma manera en el resto de ejercicios que vamos a llevar a cabo. Por este motivo entrenar los abdominales al final del entrenamiento es una buena forma de no disminuir el rendimiento en el resto de ejercicios, sobre todo en aquellos en los que intervienen los abdominales a la hora de llevarlos a cabo.

Para las personas que prefieren realizar los abdominales antes que el resto de ejercicios de la tabla de entrenamiento es importante que tengamos en cuenta algunos puntos, y es que si es cierto que este momento es el que más energía tenemos y podemos rendir más a la hora de trabajar el abdomen, no sucederá lo mismo al trabajar el grupo muscular que nos tocará en esa jornada, ya que parte de la energía acumulada la habremos consumido con el trabajo abdominal. Además, esta parte del cuerpo no rendirá de la misma manera si le toca intervenir en algunos de los ejercicios que vamos a llevar a cabo en la rutina.

En cambio otras personas prefieren trabajar los abdominales entre medias del resto de ejercicios que van a llevar a cabo en la rutina de entrenamiento, es decir, mientras descansan entre series o ejercicios lo que hacen es trabajar los abdominales. Esta opción es la menos acertada, ya que es necesaria una continuidad a la hora de trabajar cualquier grupo muscular, pues se pierde la tensión acumulada a lo largo del ejercicio y con ello los efectos de la rutina disminuyen. Además de no solo afectar al abdomen, sino también al grupo muscular trabajado, pues no nos concentraremos en él como se merece ni en su desarrollo.

Por ello es importante que sepamos adoptar el mejor momento para trabajar los abdominales, aunque como siempre tiene mucho que ver las preferencias de cada uno y los resultados que queramos conseguir. Eso sí, siempre debemos tener constancia que en la misma jornada no es recomendable forzar mucho un grupo muscular, ya que podemos sobrepasar su límite y llegar a un desgaste alto del mismo.

ARTICULOS DEL MES